Por: Nadia Valentina Pérez Rodríguez,

Abogada, Defensora de Derechos humanos – Mentora de la Academia de sabiduría Universal

Dice un proverbio chino “La gente se arregla todos los días el cabello, pero no el corazón”

Este nos ilustra como muchas veces nos miramos al espejo con la idea de transformar esa imagen que vemos, y no nos gusta. Esto lleva a someter al cuerpo a cirugías estéticas, al uso excesivo de productos cosméticos o a dietas extremas que salen en las revistas. Pero, que tal, si en lugar de querer transformar esa imagen que es una proyección de mis ideas, creencias, heridas y conceptos, empezamos a realizar un trabajo dentro de nosotros y como dice el proverbio más bien a arreglar el corazón.

Pero, como cambiar el orden y empezar a entender que todo lo que debo ver y reconocer esta adentro de mí, más no fuera. Este camino no es tan complejo como parecería y tiene pasos sencillos que te invito a practicar, porque tal como dice nuestro maestro @luiseduardogodman, esta información no es para creer, es para ponerla en práctica.

Pero antes de entrar en el camino del despertar de la sensualidad, voy a listar algunas de las frases que más se escuchan frente a las relaciones, frente al amor, pero sobre todo frente a lo que significa ser una mujer u hombre sexy y sensual:

  1. Yo a esta edad y con estas arrugas jamás conoceré el amor.
  2. Seré feliz cuando encuentre mi media naranja.
  3. Eso del disfrute y el placer es para gente joven y bonita.
  4. Ya fui madre o padre con eso me doy por bien servido.
  5. Yo jamás me pondría esa ropa tan mostrona.
  6. Que tragedia ser mujer, porque nos toca todo lo difícil; ser mamá, la menstruación, la menopausia.

Algunas de estas frases resuenan contigo, y probablemente las has escuchado. Para ver de otra manera estas creencias, te presento unos pasos que pueden servir, para despertar la sensualidad y hallar al amor de tu vida.

  1. Empieza por reconocer quien eres, no que eres.

La primera respuesta que emerge ante la pregunta quién eres, es, soy mujer, soy abogada, soy mamá, o soy un nombre, soy un color de piel, pero no, esas son circunstancias que no definen quién eres. Al reconocimiento al que me refiero es, como, a partir de saber de dónde venimos, podemos comprender que somos seres en proceso de evolución y que este camino del aprendizaje no es través del sufrimiento. Para poder entender esto de manera clara, hay un módulo perfecto en el plan de estudios de Gestor de Felicidad, se llama “El Plan Cósmico”, que te puede ayudar a entender de dónde venimos y quienes somos.

  1. Transforma el ser que está frente al espejo, no al espejo.

El ejercicio de verse al espejo es muy valioso pues permite identificar como te ves y es que solo si se hace con amor profundo puedes empezar a descubrir el reconocimiento de cosas muy bellas de ti. Haz este ejercicio de manera consciente y verás que descubres muchas cosas. Si al verte ves a un ser atractivo, con brillo que sale del alma y seguro del amor que se tiene, es un indicador de que tu pensamiento está menos contaminado de creencias. Ahora, si, por el contrario, al verte al espejo, ves a un ser que no te gusta y que quisieras cambiar, es una gran oportunidad para empezar a entender que estás tratando de cambiar al espejo, y no al ser que está frente a él.

  1. Trabaja en ti de manera amorosa.

Para empezar, te invito a que revises como están tus indicadores de bienestar, comenzado por la salud. Puedes preguntarte, por ejemplo,  ¿me siento con energía? , o al contrario ¿vivo agotado o agotada? Si estás con la energía vital baja, te propongo que intentes algunos cambios en tu dieta; menos paquetes chatarra, más cosas nutritivas, y cocina de manera sexy, pues, “la comida no tiene por qué ser aburrida”. Haz de tus platos obras de arte y sensualidad, complementa esto con mover tu cuerpo: camina más, practica yoga, baila, trota. Esto te ayudará a tener más energía. Piensa también en cómo están tus relaciones, ¿acepto a todos como son, o quiero cambiarlos? Recuerda que la primera armonía empieza contigo, luego cuestiónate, ¿tengo lo necesario, o por estar tratando de “arreglar la vida de los demás”, no me alcanzan los recursos para mis necesidades?   Por último, evalúa si eres feliz y agradeces tu trabajo, tu casa, tu ciudad, tu familia, tus amigos, tu pareja, tus jefes, o si por el contrario no hay un día donde no te quejes. Si ese es el caso, hay que empezar a trabajar en la adaptación. Si quieres tener más información sobre esto, te invito a que le eches una mirada a nuestra página https://luiseduardogodman.com/blogs/, donde puedes encontrar información sobre “Los cuatro únicos problemas del ser humano”

 

 

 

  1. Saca a ese ser sensual que hay en ti.

Qué tal si, te vas a una tienda de ropa, y compras un traje o un vestido bello, ese que dices si tuviera un gran evento me lo pondría, y no esperas a que ese gran evento llegue. Te vas a tener una cita contigo, te pones ropa interior muy sensual, te arreglas el cabello, te perfumas, y te pones los zapatos con los que te sientas más sensual y por supuesto te invitas a un restaurante espectacular, ese que cuando lo viste te dijiste a ti mismo: “vendré a este lugar cuando tenga pareja”. Llegas allá con ese brillo y chispa divina y te sientas a disfrutar el mejor momento de la vida con el ser más maravilloso que puedes encontrar, tú mismo.

  1. No esperes encontrar tu media naranja.

Después de que hayas descubierto quién eres, que hayas comprendido que eres una chispa divina, que vino a este mundo a evolucionar y no a sufrir, lograrás entender que si no tienes pareja sigue trabajando en ti. No esperes que él o ella sea el que cambie. No busques medias personas, no te mereces menos del amor que tú te tienes. Primero identifica si esa persona se ama a sí misma, como tú lo haces y luego enamórate, pero trata siempre que sean personas que tengan tu misma comprensión y que sean conscientes que estamos acá para evolucionar.

  1. Saca a la luz y potencia tu sagrado femenino.

Reconcíliate con tu femenino, no lo veas como un castigo o carga, al contrario, reconoce en ti la divinidad, tu capacidad de nutrir y de sanar, y tú habilidad de transformar el mundo. Utiliza esa fuerza femenina que reside en cada uno de nosotros. Independiente de tu edad, sexo, condición y con el apoyo de este impulso potente, puedes superar todas las cosas que te retan en el día a día.

Como ves, estos pasos no son tan complejos, sólo es dar el primero, y empezar a tener mejores comprensiones, que se empiezan a verificar al ver esos cambios en ti. Vas a encontrar que ese ser que ves en espejo es hermoso y que merece transitar este camino de evolución al que vinimos sin sufrimiento. Es más bien un ser lleno de energía y felicidad, y finalmente podrás reconocer, que el amor de tu vida eres tú.