Por: Ana María Alcid C.

Mentora de la Academia de Sabiduría Universal

 

¿Te has preguntado alguna vez cuáles son los cuatro problemas únicos que enfrenta el ser humano y cómo puedes aprender a superarlos?

 

Desde la perspectiva del desarrollo transpersonal, la mejor forma de medir nuestro crecimiento y avances es a través de los resultados tangibles que obtenemos.

 

Los resultados basados en el amor son aquellos que emergen de la sabiduría adquirida mediante nuestras acciones conscientes.

 

Podemos afirmar entonces que en la vida solo existen cuatro problemas fundamentales, los cuales son el resultado directo de nuestras acciones y constituyen los desafíos que enfrentamos para trascender nuestro destino.

 

Estos problemas se pueden resumir en cuatro áreas principales de la vida: Salud, Recursos, Relaciones y Adaptación.

 

Para comprender por qué fracasamos en cada una de estas áreas, es importante examinar los errores comunes que solemos cometer, los cuales nos llevan a experimentar angustia, sufrimiento y desarmonía en nuestras vidas.

 

Salud: La falta de valoración personal, la baja autoestima y la frustración por no alcanzar lo que percibimos como nuestras necesidades fundamentales, pueden conducirnos a rechazar la vida y a adoptar pensamientos de baja vibración, generados por resentimientos, rencores y culpas. Estos pensamientos pueden manifestarse en enfermedades físicas, ya que el rechazo debilita nuestro sistema inmunológico y nos lleva a adoptar hábitos poco saludables.

 

Relaciones: La falta de aceptación hacia los demás y la constante lucha por cambiar su comportamiento, junto con la crítica persistente y los intentos de imponer nuestra visión del mundo, son factores que contribuyen a los fracasos en nuestras relaciones interpersonales.

 

Recursos: La incapacidad para servir de manera incondicional, el desaprovechamiento de oportunidades y la interferencia en la vida de los demás pueden generar escasez, bloqueos y limitaciones en el acceso a recursos materiales y emocionales.

 

Adaptación: La incapacidad para valorar y disfrutar nuestra situación actual, junto con la constante lucha por modificarla, nos lleva a la desadaptación y al sufrimiento.

 

Al abordar y gestionar estos retos, podemos obtener mejores resultados que nos conduzcan a una vida más satisfactoria, exitosa y próspera.

 

“CUANDO DEJAS DE ACTUAR EN AUTOMÁTICO, TE VUELVES CONSCIENTE.

CUANDO TE VUELVES CONSCIENTE, PUEDES ACTUAR SOBRE TI MISMO.

CUANDO ACTÚAS SOBRE TI MISMO, PUEDES CAMBIAR TU VIDA.”

 Gerardo Schmedling

 

Entonces, ¿cómo podemos alinearnos con el orden universal para lograr mejores resultados en estas áreas? A continuación, presento unas ecuaciones matemáticamente exactas para alcanzar resultados óptimos en cada una de ellas:

 

En conclusión, no debemos sentir presión ante los desafíos que la vida nos presenta, son oportunidades para aprender lo que aún nos falta en nuestro proceso evolutivo.

La transformación proviene de enfrentar éstos desafíos, aprender de los errores y reconocer la capacidad de modificar nuestro destino a través de obedecer el orden perfecto del universo y sus leyes matemáticamente exactas.

 

Procuremos siempre multiplicar para obtener los mejores resultados. 

 

En la salud, ASUMIENDO y haciéndome responsable de mis decisiones, tomando el control de mi vida y encontrando el CONOCIMIENTO de lo que más le conviene a mi cuerpo.

 

En las relaciones, dejando de sufrir por lo que no puedo cambiar, encontrando mi propia FELICIDAD y AMANDO INCONDICIONALMENTE, ejerciendo cero resistencia a los demás.

 

En los recursos, puedo mantener un flujo constante al disponerme a SERVIR de manera INCONDICIONAL

Y en la ubicación, me dispongo a tener más FLEXIBILIDAD, ya que “lo que no es flexible se rompe”. Y comprendo que el lugar en el que me encuentro es el perfecto para lo que necesito aprender, por lo cual me ADAPTO

 

Recuerda, cada día es una nueva oportunidad para ser feliz. ¡Disfrútalo intensamente!